Una matanza clandestina causa el mayor brote de triquinosis en España en siete años.

17 afectados en Ciudad Real y Madrid tras el sacrificio sin control veterinario de un cerdo en Retuerta del Bullaque.

Una matanza clandestina, celebrada sin controles sanitarios en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real), ha causado un brote de triquinosis con 17 afectados, ha confirmado la Junta de Castilla-La Mancha. Los enfermos son parientes y amigos de la familia que mató al cerdo tras criarlo en semilibertad en un gran cercado y que consumieron embutidos hechos con su carne. Ocho enfermos han sido diagnosticados en la provincia de Ciudad Real y el resto en Madrid (siete en Fuenlabrada, uno en Móstoles y el otro en la capital), según el Gobierno regional.

“Han incumplido toda la normativa. No hubo ni veterinario ni comunicación al Ayuntamiento. Matar y consumir un cerdo en estas condiciones es correr un grave riesgo de forma gratuita”, explica Manuel Tordera, director general de Salud Pública de la Junta.

La triquinosis es una enfermedad parasitaria que se adquiere al consumir carne infectada por el nematodo Trichinella, en este caso del tipo spiralis. Tras una incubación que suele ser de una o dos semanas —aunque puede alcanzar los 45 días—, “causa fiebre, dolores musculares y articulares, náuseas y malestar”, explica Manuel Linares, coordinador de enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). “También puede provocar complicaciones neurológicas y cardíacas muy graves, incluso mortales, pero hoy es muy difícil que ocurran porque los pacientes responden muy bien al tratamiento”, añade.

Solo uno de los afectados requirió ingreso hospitalario, mientras el resto —de entre 11 y 67 años— se restablecieron al seguir el tratamiento antiparasitario en sus domicilios. Con este brote, España retrocede una década en la incidencia de la triquinosis, antaño una enfermedad relativamente común pero que en los últimos cinco años apenas había registrado de cuatro a siete afectados anuales, siempre vinculados al consumo de carne de caza de jabalí.

El caso, además, ha puesto de manifiesto cómo la normativa sigue sin cumplirse en algunas zonas de España. La Junta de Castilla-La Mancha obliga a quienes quieran llevar a cabo la matanza del cerdo en casa a “solicitar al Ayuntamiento de su localidad el permiso” y a someter al animal a pruebas con muestras recogidas “personalmente”, según el decreto 117/94. Estas exigencias son comunes en toda España, donde sí existen algunas diferencias entre comunidades sobre la regulación de esta práctica. En Cataluña, por ejemplo, la muerte del animal solo puede producirse en un matadero.

“La triquinosis persiste porque hay gente que incumple la normativa”, sentencia Fernando Fariñas, coordinador del Grupo Internacional One Healthin, experto en enfermedades infecciosas emergentes y zoonosis. “Disponemos de buenos sistemas de control. La carne que pasa por ellos es segura. La normativa es la adecuada. El problema es que algunos colectivos prefieren incumplirla. La buena noticia es que son pocos”, añade.

“Uno de estos colectivos es el de cazadores que despiezan al jabalí en el monte y dejan ahí los restos en lugar de seguir los cauces establecidos, que prevén lugares específicos. Es muy probable que con la gran proliferación de esta especie, otro jabalí coma esos restos y, si están contaminados, la Trichinella siga con su ciclo de vida. El otro colectivo es el de familias que para evitarse los trámites y unos euros, siguen haciendo la matanza de forma clandestina y sin controles”, añade Fariñas. Un veterinario cobra entre 12 y 20 euros por analizar si un cerdo está infectado de triquina, a lo que habría que sumar entre tres y cuatro de tasas, según fuentes del Colegio de Veterinarios de Toledo.

La matanza del cerdo —domiciliaria o en matadero— es una práctica en declive en España, según las fuentes consultadas. Aunque no existen datos a nivel nacional, en Castilla-La Mancha —una de las autonomías donde esta costumbre está más arraigada— los cerdos matados a domicilio han caído un 42% entre la temporada 2011-12 y la 2016-17, al pasar de 2.921 a 1.678, según la Junta.

El Gobierno regional abrió un expediente a la familia causante del brote, aunque los inspectores no impusieron sanción. “Se les ha requisado toda la carne. Y han tenido un buen susto. Con estos temas es mejor seguir concienciando que imponer grandes sanciones”, concluye Manuel Tordera.

Fuente: elpais.com

2019-06-10T10:20:35+00:00 Sin comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Aquí

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close