Óxido de etileno: el contaminante que está llegando a cocinas y obradores

Te contamos cómo ha podido llegar un componente restringido a nuestros alimentos

¿Qué es el óxido de etileno y para qué sirve?

 El óxido etileno es un gas incoloro, de olor dulce, bastante inflamable y soluble en agua. A día de hoy este gas tiene varios usos, entre ellos, la fabricación de sustancias químicas, como los anticongelantes y el poliéster. También es usado comúnmente como esterilizante, a modo de eliminación de microorganismos. Recientemente se ha comenzado a usar como pesticida para repeler plagas de insectos en productos agrícolas almacenados, como los frutos secos. Se podría decir que su uso es casi exclusivamente NO alimentario. 

¿Por qué hay alerta alimentaria de óxido de etileno? 

Actualmente AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) es la encargada de avisar sobre cualquier tipo de alerta alimentaria a nivel nacional, gracias a esta agencia, cualquier persona puede tener acceso a toda la información sobre alertas alimentarias en cualquier momento. El motivo de esta alerta tiene su origen el uso del óxido de etileno como plaguicida en terceros países, en los que no está prohibido su uso, provocando así que puedan entrar en el espacio europeo alimentos o ingredientes con residuos de este producto muy por encima de los límites máximos admitidos (0,02 mg/kg). 

Gracias al Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF) a finales del año pasado se notificó la presencia de niveles muy elevados de óxido de etileno en determinados lotes de semillas de sésamo originarias de la India, que habían sido introducidos en la Unión Europea. Dichos niveles eran más de 1.000 veces superiores al límite máximo de residuos (LMR) de 0,02 mg/kg de óxido de etileno establecido. Puedes consultar la Red de Alertas y mantenerte informado en el siguiente enlace: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/web/ seguridad_alimentaria/seccion/ red_alerta_alimentaria.htm 

¿Qué alimentos tienen óxido de etileno?

 Actualmente son varios los productos que contiene este compuesto químico, entre ellos se encuentran panes, galletas, helados, quesos, hummus, hamburguesas, cilantro, goma de guar, trigo duro, pimienta, apio, cúrcuma, tés y cafés. Podríamos decir que este componente está presente en muchos más productos de primer alcance de lo que realmente nos pensamos.

¿Qué pasa si consumes óxido de etileno? 

Hoy en día en la Unión Europea, existen límites establecidos para la ingesta de ciertos contaminantes que son inocuos, siempre que respetemos dichos límites.

En el caso del óxido de etileno su límite está en 0,02 mg/kg, esto se refiere a que siempre y cuando no se exceda esta cantidad no supondrá ningún tipo de riesgo para la salud. 

Al existir un límite de consumo seguro, se han prohibido algunos aditivos que contenían óxido de etileno porque no se podía comprobar que no superasen ese máximo, lo que llevó a la retirada de cientos de productos de las principales cadenas de alimentación. 

¿Sabes qué el óxido de etileno está clasificado como un mutágeno de categoría 1B, un carcinógeno de categoría 1B y un tóxico para la reproducción de categoría 1B ?

 Es importante que conozcas que su uso como sustancia activa en productos fitosanitarios en la Unión no está aprobado (luego está prohibido), pero sí se utiliza en países extracomunitarios. Las alertas por residuos de óxido de etileno, persisten y alcanzan ya el número de 95 en los cuatro primeros meses de 2022.

Inicios y notificaciones al RASFF

 En el año 2020, aumentó el riesgo alimentario por residuos de óxido de etileno, cuando el número de notificaciones al RASFF relacionadas con este peligro alimentario alcanzó la cifra de 380. 

¿Qué nivel se encontró? Fueron en algunas ocasiones más de 1.000 veces superiores al límite máximo de residuos (LMR) de 0,02 mg/kg de óxido de etileno establecido. 

Los productos afectados, aunque pertenecientes a unas pocas familias, son muy variados. Inicialmente, los hallazgos se encontraron en semillas de sésamo y productos a base de sésamo o en los que los productos afectados, aunque pertenecientes a unas pocas familias, son muy variados. Inicialmente, los hallazgos se encontraron en semillas de sésamo y productos a base de sésamo o en los que el sésamo entraba entre sus ingredientes, como mezclas de semillas, barritas de cereales, tofu, galletas, pan con semillas, bollería, aceite de sésamo, tahini o hummus.

La procedencia del sésamo fue mayoritariamente de lndia. 

Durante 2021 las notificaciones continuaron hasta un número superior al del año anterior, con un total de 400.

Aunque en un principio los controles estaban centrados en los productos y origen que hemos expuesto del año anterior, se puso de manifiesto que la problemática podía ser más extensa, empezando a aparecer muestras positivas en otros muchos productos e ingredientes como jengibre, polvo de cebolla, café, cilantro, goma de guar y harina de garrofín o algarroba, trigo duro, pimienta, apio, cúrcuma, amaranto, plantago o polvo de espirulina.

 Por otro lado, la procedencia no era solo India y alcanzó a otros países extracomunitarios, tales como República Dominicana, Uganda, Turquía, Etiopia, Reino Unido…Así, no se trata de un problema aislado de un determinado producto y origen.

La falta de armonización entre países en materia de seguridad alimentaria tiene como resultado que esta sustancia, cuya utilización como plaguicida está prohibida en el espacio europeo, pueda no estarlo fuera de sus fronteras, con lo que el control en frontera y el autocontrol de nuestras empresas son los que generan la garantía de que los productos que presentan esta contaminación no lleguen a nuestro mercado. 

Esto es debido a que si bien entre países europeos existe armonización en materia de legislación de calidad y seguridad alimentaria, no ocurre así respecto a los países extracomunitarios. 

Principales productos afectados y otros países 

Por un lado, extractos de plantas, especias y condimentos, en particular: extracto de senna, mezclas de especias, canela, centella asiática, cloruro de colina, proteína de arroz, curry, concentrado de habas de soja verde, extracto de guaraná, chiles, mejorana, hierba de trigo en polvo, fenogreco, semillas de hinojo, comino, copos de hongos, mezcla de vegetales para sopa instantánea, suplementos alimenticios, hierba de cebada en polvo, ashwagandha, cúrcuma orgánica, extracto de bambú, bacopa y gluten de trigo. 

Por otro lado, productos elaborados como noodles y helados, en este último caso la contaminación viene de un ingrediente, en concreto, goma de guar.

 También ha aparecido en cápsulas para complementos alimenticios y aditivos como la carboximetil celulosa. Podemos hacer varios grupos de alimentos que se han visto afectados por óxido de etileno: 

  1. Frutos y hortalizas 
  2. Frutos secos
  3. Semillas oleaginosas 
  4. Legumbres
  5. Cereales
  6. Frutos y hortalizas deshidratadas
  7. Especias
  8. Té y hierbas para infusiones
  9. Conservas vegetales 
  10. Alimentos elaborados a base de cereales, legumbres, frutos secos y semillas oleaginosas.

En cuanto a países de procedencia, se añade a la lista Bangladesh, Corea del Sur, China y Ucrania, Alemania, Holanda, Mónaco, Francia, República Checa y Vietnam. 

Enfoque nacional para la gestión del riesgo por presencia de óxido de etileno en los alimentos 

En la reunión mantenida por la Comisión con los Estados miembros y EFSA el 4 de octubre de 2021 se concluyó solicitar a EFSA que respalde en forma de declaración y de manera urgente la evaluación realizada por el BfR ((Instituto Federal Alemán para Evaluación del Riesgo). 

Entra en nuestro blog y accede al documento completo. 

Fuente: Tecoal.net

 

Si quieres asegurarte de que tus productos están libre de óxido de etileno, ponte en contacto con nuestro laboratorio:

microal@microal.com
954 395 111
2022-09-06T11:36:43+00:00 Comentarios desactivados en Óxido de etileno: el contaminante que está llegando a cocinas y obradores