El Parlamento Europeo frena la implantación de Nutri-Score

Es demasiado simple y comete errores evidentes

Los invitados de la ciencia de la nutrición, las PYME y las asociaciones de consumidores discutieron la reforma de la Comisión del etiquetado nutricional en el frente del paquete (FOP) con los eurodiputados sobre el tema “Empoderar a los consumidores: reforma del etiquetado de FoP: salud, conocimiento, libertades”.

Según afirmó Pietro Paganini, fundador de Competere.eu, “Europa se basa en la diversidad cultural, las libertades, el conocimiento y la educación. La ciencia se está moviendo en la dirección de las dietas personalizadas por lo que Nutri-Score es el pasado. Es un esquema de talla única que es el viejo modelo hegeliano donde un grupo de élite de científicos aprueba un algoritmo que dice ser perfecto y aplicable a todos. Sin embargo, cuando los intereses políticos o comerciales así lo deciden, el algoritmo se puede cambiar y las calificaciones de los productos selectivos pueden pasar de la ‘E’ roja a la ‘C’ amarilla”.

La salud, y el cuidado de la salud es totalmente personal e individualizado, explicó el catedrático Ramon Estruch de la Universidad de Barcelona. Las personas pueden sufrir de hipertensión, alergias, enfermedades metabólicas, intolerancias, factores genéticos, todos los factores que pueden influir en las necesidades dietéticas de una persona, así como en los efectos de ciertos alimentos en sus cuerpos, haciéndolos tolerantes o intolerantes a los ingredientes. La nutrición personal es el camino óptimo y estamos buscando recomendaciones dietéticas individualizadas para cada ciudadano, con la ayuda de programas de inteligencia artificial, explicó.

“Nutri-Score se enfoca en lo que es malo en un alimento. El algoritmo calcula su calificación, otorgando un 40% de peso a los efectos negativos de un alimento y solo un 15% a los efectos positivos”, explicó el profesor Estruch.

Este tipo de puntuación simplificada no ayuda a las personas que pueden sufrir ciertas enfermedades relacionadas con el sodio, el azúcar, las grasas saturadas o los azúcares, prosigue el profesor Estruch, porque si una persona tiene necesidades dietéticas especiales, lo que necesita es información, para ser capacitados para tomar una decisión informada, adecuada a sus necesidades médicas.

“Nutri-Score es demasiado simple. Comete errores evidentes”, declaró el eurodiputado del Parlamento Europeo y ponente de la estrategia de la UE de la granja a la mesa, Herbert Dorfmann. La cuestión de lo que es saludable; cómo se define eso, y quién o qué entidad define lo que es ‘saludable’ para cualquier individuo era un tema “complicado” para Dorfmann, particularmente si un sistema tan simple puede forzar la reformulación de recetas, para lograr un mejor Nutri-Score.

El eurodiputado Dorfmann continuó recomendando que Nutri-Score sea evaluado por su resultado sobre los efectos en la salud del consumidor en aquellos países (Francia, Bélgica, Alemania) que han introducido el sistema en su plan nutricional nacional, antes de llevarlo a toda Europa. El grupo de expertos conservador New Direction propuso que, en aras de la libertad personal y la educación personal, la respuesta es la competencia de libre mercado. “¿Por qué no aceptamos que existen múltiples modelos [nutricionales] y les permitimos competir en un mercado abierto?”, preguntó Robert Tayler. La opacidad del algoritmo y la realidad de que Nutri-Score es un sistema de propiedad privada que carece de transparencia es problemática para el eurodiputado Dorfmann, porque otorga a las cadenas de distribución de supermercados un poder del que se puede abusar para influir en las decisiones de los consumidores.

“Es un sistema en interés del sistema de distribución y eso es un problema”, concluyó Dorfmann. 

En representación de pequeñas y medianas empresas en Europa, Veronique Willems de SME Europe destacó las cargas inherentes de reformular recetas de productos para lograr un mejor Nutri-Score, esfuerzos que pueden no conducir a una mayor satisfacción del cliente. Las PYME se enfrentan a graves aumentos de costos en la actual crisis financiera y, a menudo, enfrentan discriminación y exclusión de las líneas de productos de los supermercados. Nutri-Score hace que muchos productos artesanales tradicionales y potencialmente más saludables parezcan menos saludables que los productos comerciales reformulados, explicó la Sra. Willems, pero la Comisión Europea “siempre debe consultar con las PYME si el sistema que eligen es factible, porque las PYME están proporcionando alimentos a nivel regional”. “Tenemos que apoyar a las pymes en Europa”, dijo el eurodiputado griego Giorgios Kyrtsos. “Se enfrentan a las presiones de la inflación y los precios de la energía.

No es el momento de hacerles la vida más difícil y arriesgarse al populismo”

 

Fuente: olimerca.com

Si quieres saber más acerca del etiquetado, ponte en contacto con nuestro Departamento de Seguridad Alimentaria:

seguridadalimentaria@tecoal.net
954 395 111 / 674 03 63 86
2022-11-08T12:45:10+00:00 Comentarios desactivados en El Parlamento Europeo frena la implantación de Nutri-Score